El día de la infamia 

Qué lejos quedaron aquellas palabras de José Luis Gallegos, aquel 14 de octubre de 1905 “Todos los hombres de cualquier nivel social, ideas religiosas o políticas tendrán aquí cabida“…Qué lejos quedó aquello de “bandera, escudo y afición”

El afán del “nuevo Sevilla”, ese del “paga, calla y anima”, es el de hacer un Sevilla clasista, intentando excluir a los que no siguen la corriente, a los que piensan diferente, no les importa que haya daños colaterales, solo tienen un objetivo, acabar con ellos, cueste lo que cueste. 

Esta guerra no es nueva, ya la empezó “el condenado” y la ha seguido su sucesor. Vallas, represión, cacheos, la pancarta…, y aunque siempre han perdido las batallas, no se resignan a acabar con el corazón de Nervión, por eso hoy han sacado su nueva arma discriminatoria, “la huella dactilar”, una medida que roza la ilegalidad (habría que consultarlo a los expertos en leyes, pero ya las autoridades europeas de protección de datos, se avisa que es desproporcionado, que una empresa pida la huella dactilar a sus clientes, y no olvidemos que somos clientes del Sevilla). Una medida que se quiere implantar en todo el estadio, pero “que se está probando” en Gol Norte bajo, mire usted que casualidad, y que además, discrimina a los abonados de Gol Norte bajo, con respecto a los abonados de las demás zonas, porque además de denigrar y tratar como delincuente al socio de Gol Norte, además tiene la particularidad de cobrar por prestar el abono, es decir, te cobran por algo que ya está pagado. 

Pero lo que más me duele de todo, es la desunión del Sevillismo ante los continuos ataques a la afición. Aquel Sevillismo que se echó a la calle el 1 de agosto de 1995, está muerto, no existe, ya no importa que quieran matar al Sevilla, los títulos nos han adormecido, nos han aborregado.

Y este es el panorama del “nuevo Sevilla”, personas obligadas a elegir, entre su propia dignidad o el Sevilla, y personas que miran para otro lado ante las injusticias. 

Y a mí me duele mucho el Sevilla, como al que más, pero me bajo, no quiero ser partícipe de esta farsa, porque primero está la dignidad de las personas, y después, ya si eso, está el Sevilla. 

Fran Barrera Cuevas. 

País de pandereta 

España, país donde la justicia no es capaz de ilegalizar un partido, que es una banda criminal organizada, que además sigue gobernado, porque imagino, que a la gente les da igual que les roben a manos llenas.España, el país donde hay más corruptos por metro cuadrado, y ni nos inmutamos, nos parece hasta normal. En un país serio, la gente saldría a la calle, y estarían todos en la cárcel, pero aquí, nos las suda mucho. 

España, ese país, donde perdemos 60.600 millones de Euros de las arcas públicas, rescatando bancos, y nadie mueve un dedo. 

España, ese país donde hay gente que es capaz de firmar una petición de indulto, a un nota que ha robado dinero público, alegando, que firma eso, porque ha sido el presidente de su equipo, y les ha dado títulos.

España, ese país donde la gente va a la cárcel, a ovacionar a una tonadillera, que también ha robado dinero público. 

España, ese país donde la gente va a los juzgados, a animar al mejor jugador de fútbol, que ha defraudado a Hacienda. 

Y lo último, España, ese país, donde la gente pide firmas, para que se le perdone la deuda, a otro futbolista que también ha defraudado a Hacienda… 

Con todo el dinero que han robado, defraudado, o se “ha perdido”, en España habría dinero suficiente para que el Estado del Bienestar, no hubiera sufrido esos recortes tan brutales, pero España, es un país de retrasados mentales, que se quejan de la precariedad de la Sanidad, la Educación, etc, pero apoyan, a los que con sus actos, son responsables directos de esa precariedad. 

Y como último apunte, para cerrar el círculo de la pandereta, España, país donde los científicos tienen que emigrar, porque la única salida que tienen aquí, es servir hamburguesas o reponer en un supermercado, ya que las oportunidades, solamente las tienen, cuatro famosillos de tres al cuarto, que se hacen ricos, contando líos de faldas con otros famosillos, en programas que tienen mucha audiencia, porque aquí, salir a la calle a luchar por nuestros derechos no, pero a alcahuetes no nos gana nadie…

Así que no me extraña nada, que la gente quiera independizarse de España, con este panorama lo veo hasta normal, porque a mí, personalmente, me da vergüenza compartir nacionalidad con esas personas.

Fran Barrera Cuevas. 

Cura de humildad, Susana. 

Cura de humildad a la prepotente de Susana. El socialismo (el no le debe nada), no es tonto, y la forma de echar a Pedro para darle el Gobierno a Rajoy, no la perdona. Pedro es un mal político, incluso es de centro derecha en un partido históricamente de izquierda, pero es un hombre de palabra, y estaba dispuesto a hacer un gobierno de izquierda, y echar a Rajoy. Se presentó para ser la alternativa a Rajoy, lo tenía todo preparado para serlo, pero Susana y sus adláteres no lo dejaron.Susanita, España no es Andalucía, en España no tienes una red cleintelar, donde te ríen las gracias, porque te deben mucho, y el socialismo no es tonto, rompiste un partido en dos, para que los poderosos siguieran con su negocio. El PSOE no es tuyo, y hoy te has dado cuenta.

No me gusta Pedro, nunca me ha gustado, (aquí explico el por qué https://lasangreesroja.wordpress.com/2016/09/28/psoe-historia-de-una-muerte-anunciada/ ), pero la forma de echarlo y los motivos, me han hecho ser “Pedrista”, o mejor dicho, “Antisusanista”.

Me gustaría ver las caras que se les ha quedado a los barones, a la propia Susana y a su fiel escudera “la máxima autoridad del PSOE”.

La democracia a veces es muy puta, y hoy Susanita lo ha comprobado en primera persona, y yo que me alegro por ello. Rompió un partido centenario en las primarias, lo volvió a romper al echar a Pedro, y ahora se presentaba como la que quería coser el PSOE, pues ya sabes, Susana, a coser a tu casa. 

Fran Barrera Cuevas. 

Pancarta sí… cuando me conviene. 

“No es decisión del Club, son órdenes de la Policía, de Antiviolencia, de Tebas, de Rajoy, de Donald Trump, del Papa Francisco… no podemos hacer nada…” y a partir de ahí, hacemos una campaña de desprestigio a Biris, usando medios afines y personas allegadas y/o estomagoagradecidos, todo metido en una coctelera, y cegados con la gran temporada que estaba haciendo el Sevilla, y da el resultado el que todos sabemos, “Biris no”, “lo primero es el equipo” “fuera violentos del estadio”, “no queremos que se insulte, CORDIALITY”…Y los que creían que con este método, el Sevilla iba a seguir ganando, han descubierto que su idea ha sido errónea, porque ha pasado todo lo contrario de lo que tenían en mente, convertir en un cementerio de estadio, la apatía y el mal rollo se transmite al equipo, y empieza a dejar de entrar la pelotita, y de estar ante la que podría haber sido la mejor temporada del Sevilla en años, estamos rezando para quedar cuartos, y todo ello, por la bajada de pantalones del capitán del barco, ante los que mandan en Madrid. 

El Sevilla le estaba plantando cara a los grandes en Liga, y eso, en un país donde manda quien manda, pues no gusta, y para más inri, nos cruzamos en Copa con ellos, nos eliminan, dejando muy al descubierto las vergüenzas del sistema, y para más inri aún, “esos gitanos del sur”, tienen la osadía de recordarle al Capitán del “equipo de los valores”, lo que verdaderamente es, y claro, eso molesta…. llamada por aquí, llamada por allá, y prohibición de turno, que no se sostiene legalmente, lacojas por donde la cojas, pero que acojona al que dirige nuestro barco (a saber los motivos de no querer plantarle cara al sistema), y nada, a echar mierda a los de colorao, para tener contentos a los de Madrid.

Siempre lo he dicho, el “Sergio Ramos, hijo de puta” nos ha jodido la temporada, nada de esto hubiera pasado, si no nos hubiésemos cruzado en el camino del Madrid. 

Pero claro, el que se creía que en el césped tenía al “Milán de Sacci”, creía que sin “los que nunca fallan”, haciendo de Nervión un lugar inexpugnable, se iba a seguir ganando y ganando, pero claro, la pelotita dejo de entrar, la Champions se convirtió en historia, y el sueño de la Liga, se esfumó, y es ahora, cuando después de perder la tercera plaza, viendo el panorama que se avecina, y que la cuarta plaza, no es nada segura con este plan, por arte de magia, lo que antes era lo más ilegal del mundo, ahora ya no lo es… Claro, chulo, claro… 

Resumen: 

Honor a los que se han mantenido firmes, y no han vendido su dignidad.

Asco y odio infinito, a los que han quedado retratados, y han permitido que la temporada más ilusionante, se haya convertido en la temporada asquerosa, haciendo que la gente se plantee, si merece la pena perder la dignidad, por el amor a unos colores.

Y lo más importante, vuelve el espectáculo a Nervión. 

Moraleja: Ha quedado demostrado, q los Biris son el mayor valuarte que tiene el Sevilla, y quien no quiera verlo, es que está ciego. Los Biris no marcan goles, pero ganan partidos. 

Fran Barrera Cuevas. 

Yo soy Biri

Crecí en un pueblo sevillano, pero tan alejado de Sevilla, que incluso hay capitales de provincia, más cercanas a Sevilla que mi pueblo. Crecí en una época, donde lo fácil era ser del Barça y del Madrid, que era lo único que salía en la tele en la década de los 90, y donde decías que eras del Sevilla, porque tu padre era Sevillista, pero el único contacto que tenias con ese equipo, era un puñado de cromos de jugadores tuercebotas, a últimos de agosto. Crecí viendo al Barça y al Madrid, y enterándome de los resultados del Sevilla por la radio o por Estudio Estadio, el sueldo de mi padre, daba casi para comer y poco más, así que venir a Sevilla a ver el fútbol, era misión imposible. Ver al Sevilla un sábado en Canal Sur, era lo más cerca que estabas de ese equipo que está en Sevilla, y que te han inculcado desde pequeño. Siempre había alguien mayor que tú, que ya estudiaba en Sevilla, y te contaba historias del Sevilla, y te enseñaba a tararear canciones que se escuchaban allí, eso era lo más cerca que estabas del sonido ambiente de Nervión. Vivía simpatizando con el Barça y odiando al Madrid, pero siempre con la idea de poder pisar algún día aquel campo donde mi padre me contaba que había visto jugar a Biri Biri, durante su Luna de Miel en el Hotel los Lebreros.La primera vez que pisé el Ramón Sánchez Pizjuán, fue el partido contra el Salamanca, en la despedida de Davor Suker. 14 años tenía entonces, y hasta ese día no comprendí, lo que es ser Sevillista, aquel día comprendí a mi padre, cuando me hablaba con los ojos iluminados, de aquel equipo al que él empezó a seguir por una vieja radio, allá por los años 50. Desde aquel día, lo tuve claro, ni Barça ni Madrid, mi equipo era el Sevilla Fútbol Club. 

Ya bien entrado en los veintitantos, con un trabajo estable y una estabilidad económica, pude sacar mi abono, y disfrutar de esta pasión que me habían inculcado. 

Y cuento esto, para todos aquellos que comparan su sevillismo con el de los demás. Nadie es más Sevillista que nadie, no estuve en Oviedo ni en el Salto del Caballo, pero tampoco crecí en Luis Montoto. Ser Sevillista es un sentimiento, y conozco a sevillistas que mueren por el Sevilla, y con los dedos de las manos, pueden contar las veces que han pisado Nervión, no todos tienen la suerte de poder vivir en Sevilla, o poder sacar el abono todos los años, así que el sevillómetro os lo metéis por donde la espalda, pierde su casto nombre, porque mientras unos van andando al estadio, otros hacemos 200 km de coche para ver el fútbol. Nadie es más Sevillista que nadie. Nadie. 

Respecto a los Biris… yo siempre que iba al estadio, flipaba con aquella gente que estaba en Gol Norte, y no dejaban de animar, ganásemos o perdiésemos, siempre animando, sin descanso. He visto el fútbol desde todas las zonas del campo, pero fue pisar Gol Norte, y saber que yo quería ver el fútbol desde allí, así q allí saqué mi abono, y desde entonces no concibo ver el fútbol desde otro sitio.

No sé nada del mundo ultra, ni de cómo es el día a día de un ultra, ese mundo solo lo conocen quienes están dentro, pero lo que sí sé, es que mientras están en el campo, no paran de animar al equipo, algunos incluso no ven el fútbol, sino que están de espaldas, pendientes de dirigir la animación. Esa gente la quiero siempre a mi lado, esa gente ama al Sevilla por encima de todo.

Desde 2012, en Gol Norte estamos sufriendo una brutal represión, donde muchas veces te planteas, si el amor a unos colores, vale más que tú dignidad, pero ahí seguimos, siempre viendo las mismas caras, renovando año tras año, pese a todo. Me importa cero la vida de los ultras fuera del campo, cada uno elige la vida que quiere vivir, y cada uno es libre de hacer lo que quiera, pero dentro los admiro. Los admiro, porque ponen el corazón para ser el aliento, de ese equipo del que mi padre me metió en el corazón. 

El problema viene cuando a un grupo, además de la represión, le quitan su identidad, y ya, donde muchas veces cambiaron el amor a unos colores, por su propia dignidad, deciden decir basta. Biris Norte son personas como tú y como yo, no son una radio, a la que le das al play, y está 90 minutos cantando, sino que son personas que se sienten pisoteadas por los suyos, por los que se suponen que tienen que dar la cara por ellos, así que entiendo perfectamente su postura. A nadie más que a ellos, les duele el no poder ayudar al equipo, pero primero están las personas, y después el equipo, y no son menos sevillistas, por negarse a animar. 

Esta sinrazón tiene un acabar, una guerra absurda, orquestada desde Madrid, con el beneplácito del Consejo de Administración. Todos tenemos que ser Biris, todos tenemos que hacer piña con ellos, son los de colorao, son los nuestros, sangre de nuestra sangre, y el corazón de Nervión, y sin corazón estamos muertos. Unidos somos invencibles, acabemos con esta absurda Guerra Civil, y luchemos juntos, por nosotros y por el Sevilla.

Fran Barrera Cuevas.  

¿Presunción de inocencia? ¿Pa qué?

Partimos de la base, y todos estaremos de acuerdo, en que una violación es un acto deleznable y no hay manera más cruel de arruinarle la vida a una mujer, pero nadie se para a pensar, que si al final todo resulta ser falso, también le arruinas la vida a los supuestos violadores. El problema de este país, son los juicios paralelos. Aquí la prensa y los programas sensacionalistas, sentencian y condenan antes que los jueces, manejan a su público a su antojo, hacen creer lo que ellos quieren que creas, y te venden solo lo que ellos quieren que escuches, y ya lo dice el dicho, “no hay mentira más grande, que una verdad a medias”. Aquí no quiero defender a nadie, ni convencer a nadie, simplemente es mi opinión desde la coherencia, y desde la libertad que me da pensar las cosas por mí mismo. Sobre el papel, y digo sobre el papel, porque aquí todos sabemos lo que hemos leído en la prensa, lo de Pamplona y Pozoblanco es un hecho vergonzoso y repugnante, el problema es que todos los que opinamos, yo el primero, no tenemos datos suficientes para poder sacar una conclusión. No sabemos de la misa la mitad, y sentenciamos “por lo que nos cuentan”. 

No seré yo quien defienda a un violador, pero esos chavales serán violadores, cuando un juez decida que eso es así, no porque lo diga una Ana Rosa de la vida. Esto es muy sencillo, si es verdad que son culpables, que caiga sobre ellos todo el peso de la Ley, y aunque nunca podrán reparar el daño que han hecho, por lo menos que lo paguen, y si son inocentes, que caiga todo el peso de la Ley sobre la chica. Fácil y sencillo. Justicia le llaman. El problema, es que si salen absueltos, ¿cuantos de los que los señalan, van a retractarse? ¡Nadie! Aquí cada uno ya tiene su propia opinión, y ya da igual lo que diga un juez. ¿Cuantos programas de televisión y cuantas notas de prensa van a salir dado la noticia? ¡Ninguna!, eso no vende.

El tema de la pancarta… es totalmente lícito que un familiar o un amigo, apoye a quien todavía no ha sido juzgado, y jura y perjura que es inocente. ¿Ustedes no lo haríais?, ¿no creeríais a vuestro familiar? ¿o le dais de lado, simplemente por lo que os cuenta la televisión? Piensen un poquito… 

A lo mejor no ha sido acertado el momento ni el lugar donde se ha puesto la pancarta, ya que últimamente el Sevilla y más concretamente el grupo Biris, están mirados con lupa, y desde mi opinión, creo que no ha sido el momento oportuno, porque la prensa solo quiere carnaza, y esto es darle motivos para seguir desprestigiando a un grupo, pero bueno, esto ya es otra historia, pero centrándonos en el hecho de dar ánimos a una persona que TODAVÍA es inocente, no creo que rompa ninguna regla de moral, ni sea ningún delito. El problema de sacar una pancarta, no es de quien la enseña, es de quienes ya han ejercido de jueces y han juzgado, saltándose a la torera la presunción de inocencia. 

Hay que ser un poquito más coherentes y tener más sentido común, y opinar de las cosas, después de que un juez dicte sentencia. 

 Fran Barrera.

20 de noviembre y el genocida venerado 

Ayer, como cada 20 de noviembre, se volvió a homenajear, al mayor genocida de la historia contemporánea de España. Como cada 20 de noviembre, “nostálgicos” con banderas del pajarraco y brazo en alto, entonaron el Cara al Sol en nuestras calles, con el beneplácito de los que mandan. 

En cualquier país medianamente serio, esto sería un delito, para pegarse a la sombra un tiempecito curioso, pero aquí es totalmente legal honrar la memoria de esos genocidas sanguinarios “que salvaron España”.

Y todo es posible, gracias a la famosa Ley de Amnistía, q en resumidas cuentas, venía a decir “si queréis democracia, tenéis q olvidar todo lo que ha pasado en estos 40 años”.

Y vaya si se olvidó; por una parte, los herederos de los asesinos, que nos han hecho creer la mentira, de que aquella Guerra era inevitable, que España era un caos, y esta gente vinieron a salvarla. Pues miren, no, señores del PP, no, aquello fue un Golpe de Estado financiado por los ricos, para derrocar a un Gobierno legítimo, ya que no podían soportar perder los muchos privilegios, que tenían desde la Edad Media.

Por otra parte, el partido de la “izquierda”, se olvidó por completo de sus muertos, para no reabrir heridas o no sé qué historia. Lo cierto y verdad, es que montaron una democracia al margen de la historia, obviaron 40 años de Dictadura, de muerte y sufrimiento, y olvidaron a miles de personas, que todavía siguen enterrados en las cunetas, y que curiosamente, murieron defendiendo una democracia real.

Franco y el Régimen Franquista, fueron unos GENOCIDAS, así con mayúsculas, masacraron España. Sabían lo que tenían que hacer, tenían las instrucciones bien aprendidas antes de actuar, debían sembrar el terror y eliminar a todos los que no pensaran como ellos, y eso hicieron, 200.000 muertos, 400.000 exiliados, torturas, cárcel, trabajos forzados, hambre y desolación…

En cualquier país normal, se hubieran juzgado sus crímenes y a los criminales, pero aquí los asesinos murieron plácidamente en sus camas. En cualquier país medio normal, homenajear a los asesinos, está penado por la Ley, pero aquí tiene el total apoyo del Gobierno, es más, a quien se atreve a investigar, se lo “cargan”.

España es el único país, donde se permite homenajear a los asesinos, y burlarse de las víctimas. España es el único país, donde periódicos de tirada nacional, y programas de televisión y radio, enaltecen el Franquismo con total impunidad, el único país donde hay una Fundación que lleva el nombre del dictador, y que además se financia con fondos públicos, el único país, donde los asesinos son héroes, y las víctimas siguen enterrados como perros en las cunetas.

Ayer, como cada 20 de noviembre, me dio vergüenza ser español
Fran Barrera Cuevas.